“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

domingo, 30 de junio de 2013

Los niños con autismo podrían no beneficiarse de las dietas libres degluten, después de todo.

Es sabido que algunos niños autistas tienen niveles elevados de anticuerpos al gluten. Este vínculo podría arrojar algo de luz sobre la causa y el tratamiento en niños que sufren trastornos del espectro autista.

Si bien las dietas libres de gluten se han vuelto populares en la comunidad autista, este nuevo estudio no concluye que los niños con autismo deberían tener dietas libres de gluten. La efectividad de una dieta libre de gluten en los niños autistas aún no ha sido confirmada.

Por otro lado, “parece haber un incremento de la reactividad inmune al gluten en niños con autismo, lo cual está asociado con síntomas gastrointestinales”, dice el investigador principal Armin Alaedini, profesor asistente de ciencias médicas en el Columbia University Medical Center en la ciudad de Nueva York.

Si bien el número de trastornos del espectro autista (TEA)—que son parte de un grupo de trastornos de desarrollo cerebral— continúa aumentando entre los niños americanos, especialmente en comparación con otros países; el TEA es menos comúnmente diagnosticado en niños hispanos que en niños blancos no hispanos.

El estudio incluyó a 140 niños, 37 de los cuales eran autistas. Las muestras de sangre fueron tomadas de anticuerpos para indicar tanto la gliadina, como el gluten y la enfermedad celíaca, un trastorno autoinmune desencadenado por el gluten. Los pacientes también fueron examinados en busca de genes asociados con la enfermedad celíaca.

El estudio, que Alaedini subraya como preliminar aún, mostró “el aumento de la respuesta del anticuerpo al gluten [encontrado entre los pacientes] no indicaba necesariamente sensibilidad al gluten o a cualquier papel causante de la enfermedad de los anticuerpos en el contexto del autismo”.

Aunque no se han encontrado vínculos entre la enfermedad celíaca y el autismo, los investigadores sospechan que los niveles más altos de anticuerpos que encontraron podrían apuntar a posibles alteraciones intestinales o inmunológicas en los niños afectados. Más importante aún, Alaedini dice que sus hallazgos no sugieren que haya beneficios en poner a los niños autistas en dietas libres de gluten.

El Dr. Daniel Coury, director médico de la Autism Speaks’ Autism Treatment Network y jefe de pediatría de desarrollo y conductual en el Nationwide Children’s Hospital en Columbus, Ohio explica, “En sí mismos, los anticuerpos anti-gluten no significan enfermedad. Son parte de todo el rompecabezas. Cuando se dan con otras anormalidades y con síntomas, comenzamos a obtener una imagen más clara. Puede ser que esto ayude a identificar un subgrupo de individuos con autismo que se beneficien con un tratamiento específico algún día cuando tengamos una mejor comprensión de qué es lo que está sucediendo aquí”.

El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría de desarrollo y conductual en el Steven & Alexandra Cohen Children’s Medical Center of New York en New Hyde Park, agrega, “este estudio podría aparecer como cierta reivindicación de las personas que piensan que el gluten está de algún modo relacionado con el autismo y que los cambios dietarios podrían ser útiles. Pero eso no es el mensaje exacto para llevarse a casa”.