“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

viernes, 6 de diciembre de 2013

El autismo podría ser tratado con una bacteria especial, según un estudio

Según las conclusiones de un nuevo estudio científico publicado en el último número de la revista Cell, un microbio que se encuentra comúnmente en el intestino humano parece estar desempeñando un papel importante en la mitigación de los efectos del autismo.

Varios experimentos para confirmar esto fueron realizados hace poco en el Instituto de Tecnología de California (Caltech), en Pasadena, por un equipo de expertos encabezado por el neurobiólogo Paul Patterson.

El grupo determinó que la bacteria Bacteroides fragilis existe en concentraciones más bajas en los intestinos de los ratones con síntomas de autismo. Por ello, decidieron inyectar a los pequeños roedores este microorganismo para ver qué pasaría, informa Nature.

Además de experimentar una reducción en sus síntomas, los ratones de laboratorio también exhibieron una reducción de la gravedad de los síntomas gastrointestinales que tenían como resultado del autismo. El mismo tipo de problemas también aparecen en el autismo humano, ya que los pacientes sufren problemas con sus intestinos.

El nuevo estudio puede establecer el escenario para el desarrollo de nuevas curas y tratamientos contra este trastorno. Los investigadores planean continuar con sus experimentos para ver si B. fragilis tiene los mismos efectos beneficiosos en los seres humanos.