“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

jueves, 15 de mayo de 2014

Adultos con autismo comparten problemas de salud

Los adultos con autismo tienen muchas más probabilidades que otros de sufrir depresión, hipertensión, obesidad y otros problemas de salud que podrían ser resultado de su aislamiento social, según una nueva investigación.

También tienen mucha menos probabilidad de fumar o beber alcohol, una conclusión paradójica ya que esos hábitos pueden contribuir a muchas de las enfermedades que los afectan desproporcionadamente. Los científicos señalan que su constitución biológica podría contribuir a algunas de esas enfermedades.

El estudio es uno de los mayores esfuerzos para examinar la salud de los adultos con autismo y subraya la necesidad de mejores estrategias para atenderlos, dijo la investigadora Lisa Croen, la principal autora y directora del programa de autismo en la División de Investigación de la aseguradora Kaiser Permanent en Oakland, California.

Algunas de las grandes diferencias de salud también se han encontrado en niños con autismo, pero hay pocas investigaciones sobre si éstas persisten en la edad adulta o si surgen otras enfermedades.

"Este nuevo estudio hace una gran contribución al ayudar a crear un mapa de este territorio tan poco explorado", dijo Paul Shattuck, un especialista en autismo de la Universidad de Drexel que no participó en el estudio.

El estudio será divulgado en la Junta Internacional de Investigación sobre Autismo en Atlanta (IMFAR, 2014). Se basó en historias clínicas de 2.100 adultos con algún nivel de autismo, que va de casos poco severos a la forma clásica de la enfermedad. Los adultos formaron parte del plan de salud de Kaiser de 2008 a 2012 en el norte de California. Sus expedientes fueron comparados con los de 21.000 asegurados de Kaiser que no tienen autismo.

Entre los principales resultados destacan:
—Depresión: 38% contra 17%
—Intentos de suicidio: 1,6% contra .3%
—Presión arterial alta: 27% contra 19%
—Problemas de colesterol: 26% contra 18%
—Obesidad: 27% contra 16%
—Consumo de alcohol: 23% contra 53%
—Consumo de tabaco: 16% contra 30%

El experto en autismo David Mandell, director de un centro de políticas sobre salud mental en la Universidad de Pennsylvania, dijo que se requieren otras investigaciones para saber si el hecho de que los adultos con autismo sean diagnosticados con más enfermedades tiene que ver con que estén en contacto con más médicos. Pero Mandell dijo que las disparidades probablemente son reales y que la comunidad médica tiende a enfocarse en atender los problemas de comportamiento en el autismo. El estudio subraya la necesidad de revisar igualmente "estas enfermedades graves", muchas de las cuales se pueden prevenir, agregó.

Según las estadísticas más recientes del gobierno estadounidense uno de cada 68 niños tienen autismo, sumando más de un millón de estadounidenses. Se considera una enfermedad de por vida que puede involucrar el lenguaje, las habilidades intelectuales y sociales y crea comportamientos repetitivos.

Croen dijo que el aislamiento podría explicar en parte porqué tienen niveles menores de consumo de alcohol y tabaco, ya que estos suelen implicar actividades sociales.