“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

martes, 3 de junio de 2014

Los niños con autismo tienen niveles elevados de hormonas esteroides en el útero

Científicos de la Universidad de Cambridge y el Statens Serum Institute de Copenhague, Dinamarca han descubierto que los niños que desarrollaran autismo están expuestos, en el utero, a niveles elevados de hormonas esteroides, tales como: testosterona, progesterona y cortisol. El hallazgo podría ayudar a explicar por qué el autismo es más común en los varones que en las niñas, pero estos hallazgos no deben utilizarse para detectar el autismo.

Financiado por el Consejo Médico de Investigación, los resultados serán dados a conocer a través de la revista Psiquiatría Molecular.

El equipo, dirigido por el profesor Simon Baron-Cohen y el Dr. Michael Lombardo de Cambridge y  el profesor Bent Nørgaard-Pedersen de Dinamarca, utilizó aproximadamente 19.500 muestras de liquido amniótico almacenadas en un biobanco danés de individuos nacidos entre 1993 y 1999. El líquido amniótico rodea al bebé en el útero durante el embarazo y es utilizado para practicar una amniocentesis alrededor de las 15 o 16 semanas de embarazo, a pedido materno. Esto coincide con un período crítico para el desarrollo temprano del cerebro y la diferenciación sexual y por lo tanto permite a los científicos el acceso a esta importante ventana en el desarrollo fetal. Los investigadores identificaron las muestras de líquido amniótico de 128 varones quienes posteriormente fueron diagnosticados con una enfermedad del espectro autista.

Los investigadores encontraron que los niveles de todas las hormonas esteroides estaban poderosamente ligadas entre si y lo más importante, que el autismo tenía niveles más altos de todas las hormonas esteroides, comparadas con un grupo de hombre típicamente en desarrollo.
Este es uno de los primeros biomarcadores no genéticos que ha sido identificado en los niños que van a desarrollar autismo. Anteriormente sse sabia que la testosterona prenatal elevada estaba asociada con un desarrollo social y del lenguaje más lento, mejor atención al detalle y rasgos más autistas. Ahora, por primera vez, se ha podido demostrar que estas hormonas esteroides tienen niveles elevados en los niños clínicamente diagnosticados con autismo, lo que podría ayudar a explicar por qué el autismo es más común en los varones.

Estos resultados son particularmente llamativos porque se encuentran en todos los subgrupos del espectro autista, por primera vez se ha logrado asociar a quienes padecen tanto de Síndrome de Asperger, como del autismo clásico o los trastorno generalizado del desarrollo noespecificados.

Dr. Michael Lombardo dijo que este resultado tiene implicaciones potenciales muy importantes acerca de los primeros mecanismos biológicos que alteran el desarrollo del cerebro en el autismo y también señala una ventana importante en el desarrollo fetal, cuando tales mecanismos ejercen sus efectos.

Dichos resultados no deben tomarse como una prueba de cribado prenatal, debido a que muestran diferencias a nivel de grupo, en lugar del nivel de predicción del diagnóstico para individuos. El valor de este estudio  radica en la identificación de mecanismos biológicos fundamentales durante el desarrollo fetal que podrían desempeñar papeles importantes en el desarrollo cerebral anormal en el autismo.