“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

viernes, 3 de octubre de 2014

Los niños con autismo tienden a ser menos activos, según un estudio

Los niños con autismo son más sedentarios que los que no tienen el trastorno, pero son totalmente capaces de ser más activos, según sugiere un pequeño estudio.

Los investigadores realizaron pruebas de la condición física y los niveles de actividad de 29 niños, algunos con autismo y otros sin el trastorno. Los niños con autismo promediaron 50 minutos menos al día de actividad física moderada y estuvieron sentados un promedio de 70 minutos más cada día que los que no tenían autismo.

Los 17 niños con autismo obtuvieron una peor puntuación en la fuerza, aunque una puntuación parecida en el índice de masa muscular (una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso) y en los niveles de condición física aeróbica y de flexibilidad, que los 12 niños sin autismo.

"Estos niños, en comparación con sus iguales, tienen una condición física parecida. Eso es muy emocionante, porque significa que esas habilidades físicas subyacentes están ahí", afirmó la autora del estudio, Megan MacDonald, profesora asistente de la Universidad Estatal de Oregón, en un comunicado de prensa de la universidad.

"Es muy importante que los padres y los profesores comprendan eso, porque abre la puerta a que participen en muchas actividades", añadió.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Autism Research and Treatment.
Es necesario que se realicen más investigaciones para averiguar por qué los niños con autismo, un trastorno cerebral, tienden a ser más inactivos, dijo MacDonald. Sugirió que podría deberse a que son menos propensos a participar en deportes organizados o en las actividades de educación física.

"Pueden hacerlo. Tienen esas habilidades. Tenemos que trabajar con ellos para darles oportunidades", dijo.