“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Científicos han identificado una red molecular que abarca varios genesimplicados en el autismo

Investigadores americanos han identificado una red molecular que abarca varios genes implicados en el autismo y que revela la importancia del cuerpo calloso y los oligodendrocitos en la enfermedad.

Investigadores estadounidenses han identificado una red molecular que abarca gran parte de los genes que contribuyen a los trastornos del espectro del autismo. Estos descubrimientos proporcionan un mapa de algunas de las interacciones cruciales de proteínas que contribuyen al autismo y podría ayudar a identificar genes en los que concentrar futuros tratamientos.

Los científicos generaron un medidor de interacciones celulares mediante la base de datos de proteínas e interacciones genéticas BioGrid. "Hemos identificado un módulo específico que comprende 119 proteínas y que muestra un fuerte enriquecimiento en genes relacionados con el autismo", ha explicado Michael Snyder, autor principal del estudio publicado en Molecular Systems Biology.

El estudio secuenció los genomas de 25 pacientes para identificar las interacciones proteínicas y confirmó la participación del módulo en el autismo. Los genes presentes en el módulo también fueron encontrados en un grupo mayor de más de 500 pacientes analizados por secuenciación exómica. Los resultados revelaron una importancia del papel del cuerpo calloso y de los oligodendrocitos en el cerebro como importantes contribuyentes al trastorno del autismo.

"Gran parte de la investigación actual sobre el autismo está centrada en el estudio de las neuronas y ahora nuestro estudio ha revelado que los oligodendrocitos también están implicados en la enfermedad", ha dicho Jingjing Li, coautor del artículo. "En el futuro, necesitamos estudiar cómo la interpelación entre diferentes tipos de células cerebrales o diferentes regiones del cerebro contribuyen a esta enfermedad", ha añadido.

Snyder ha detallado que el módulo identificado tiene dos componentes distintos: uno expresado a través de diferentes regiones cerebrales y otro con una expresión molecular intensificada en el cuerpo calloso. "Sin embargo, ambos componentes de la red interactúan extensivamente el uno con el otro", ha dicho Snyder.

La hipótesis de los investigadores es que las disrupciones en zonas del cuerpo calloso interfieren con el circuito que conecta los dos hemisferios del cerebro, lo que genera los diferentes fenotipos del autismo.