“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

martes, 14 de abril de 2015

La diabetes gestacional, asociada a mayor riesgo de autismo en los niños

Los hijos de las mujeres que desarrollaron diabetes gestacional hacia la semana 26 de embarazo tiene un mayor riesgo de desarrollar autismo, según un nuevo estudio de Kaiser Permanente publicado este martes en el 'Journal of the American Medical Association'.

Los investigadores examinaron los registros electrónicos de salud de más de 322.000 niños étnicamente diversos nacidos entre las semanas 28 y 44 en centros médicos de Kaiser Permanente en el Sur de California, Estados Unidos, entre enero de 1995 y diciembre de 2009.

Siguieron a los niños durante un promedio de 5,5 años y encontraron que aquellos expuestos a diabetes gestacional en la semana 26 del embarazo tenían un 63 por ciento más de riesgo de ser diagnosticados con un trastorno del espectro del autismo que los niños que no fueron expuestos. Después de tener en cuenta la edad materna, la educación, la raza y el origen étnico, el ingreso familiar y otros factores, el incremento de riesgo de autismo asociado con la diabetes gestacional fue del 42 por ciento.

"La exposición de los fetos a la hiperglucemia materna puede tener efectos duraderos en el desarrollo de órganos y la función, pero si esto puede afectar el desarrollo del cerebro del feto y aumentar el riesgo de trastornos del desarrollo neuroconductuales en la descendencia no está tan claro", señala la autora principal del estudio, Anny H. Xiang , del Departamento de Investigación y Evaluación de Kaiser Permanente.

"Los estudios futuros deben abordar si el diagnóstico y el tratamiento de la diabetes gestacional temprana pueden reducir el riesgo de autismo", añade esta experta, quien señala que se trataba de un estudio observacional, por lo que los resultados revelan asociaciones entre la diabetes gestacional y el riesgo de que un niño desarrolle autismo en lugar de probar una relación de causa y efecto.

La investigación también reveló que los niños cuyas madres desarrollaron diabetes gestacional después de 26 semanas de embarazo no tenían más riesgo de trastorno del espectro de autismo que aquellos cuyas madres no padecen diabetes preexistente o diabetes gestacional.

"Si los resultados de este estudio reflejan una relación de causa y efecto, entonces, añaden otro factor a una lista cada vez mayor de los riesgos asociados con la diabetes gestacional", subraya el coautor del estudio Edward S. Curry, especialista en aprendizaje pediátrico y comportamiento en el Centro Médico Fontana de Kaiser Permanente. "Nuestros resultados del estudio también sugieren que la detección temprana de autismo en los hijos de mujeres con diabetes gestacional diagnosticado a las 26 semanas de gestación puede estar justificada", añade.

El trastorno del espectro del autismo es un grupo de discapacidades del desarrollo que pueden causar impactos significativos sociales, de comunicación y problemas de comportamiento, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Las personas con trastornos del espectro del autismo pueden comunicarse, interactuar, comportarse y aprender en formas que son diferentes de otras personas. Aproximadamente 1 de cada 68 niños han sido identificados con trastorno del espectro del autismo, según estimaciones de la Red de Monitoreo del Autismo y Discapacidades del Desarrollo de los CDC.

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que se desarrolla o se reconoce por primera vez durante el embarazo. Aunque la verdadera prevalencia de la diabetes gestacional se desconoce y varía en función de los criterios diagnósticos utilizados, un trabajo reciente de los CDC indicó que las tasas podrían ser del 9,2 por ciento. La diabetes gestacional también puede conducir a problemas de salud adicionales para la madre, incluyendo un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y una mayor probabilidad de tener un bebé grande.