“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

martes, 30 de junio de 2015

Desmienten la relación entre el autismo y la exposición prenatal a la contaminación

La contaminación del aire a la que está expuesta una mujer embarazada parece ser menos importante de lo que se pensaba en el origen del autismo. Lo ha visto un estudio, dirigido por el CREAL, centro aliado ISGlobal, y publicado en «Environmental Health Perspectives», que tenía como objetivo evaluar si la exposición a la contaminación del aire prenatal, incluyendo óxidos de nitrógeno (NO2, NOx) y partículas contaminantes (PM), se asociaba con rasgos del autismo en la infancia en cuatro estudios de cohorte de nacimiento/niños basados en la población europea. Los rasgos del autismo se definen como los déficits subclínicos en la socialización, la comunicación y comportamientos repetitivos que no cumplen los criterios formales para un diagnóstico del trastorno del espectro del autismo (TEA).

Los investigadores encontraron que la exposición prenatal a NO2 y PM no se asoció con rasgos del autismo en niños de cuatro a diez años de edad en cuatro estudios de cohorte de nacimiento/niño en la población de Europa.

Lo trastornos del espectro del autismo son discapacidades permanentes del desarrollo caracterizadas por el deterioro de la interacción social, el déficit de comunicación y comportamientos repetitivos. En las últimas dos décadas la prevalencia de los TEA se ha incrementado, llegando a afectar a uno de cada 86 niños en Europa en 2007. Anteriormente a este estudio, algunos estudios recientes de casos y control en EE.UU. mostraron que los TEA en niños de 2 a 6 años se asoció con la exposición prenatal a contaminantes atmosféricos vinculados con el tráfico. La toxicidad en el cerebro por contaminantes atmosféricos urbanos durante el desarrollo está bien documentado en animales.

En este estudio, que es parte del proyecto ESCAPE liderado por Jordi Sunyer, investigador CREAL, se incluyeron un total de más de 8.000 niños. Los investigadores hallaron que la exposición a la contaminación del aire prenatal no se asoció con rasgos del autismo en el límite del rango clínico.

El estudio de colaboración ha contado con cuatro cohortes de nacimientos y niños basadas en la población europea: CATSS (Suecia), GENERATION R (Holanda), GASPII (Italia) e INMA (España). Los óxidos de nitrógeno y las partículas contaminantes se estimaron a partir de las direcciones de nacimiento mediante modelos de regresión gracias a las campañas de monitoreo realizadas entre 2008 y 2011. «Extrapolamos los niveles en el tiempo para hacerlos coincidir con los períodos de embarazo. Se evaluaron los rasgos del autismo entre los cuatro y los diez años de edad mediante evaluaciones cuantitativas», explica Mònica Guxens, investigadora del CREAL y autora principal de este estudio.