“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

lunes, 24 de agosto de 2015

El autismo, una fuente de creatividad

Investigadores de la Universidad de Stirling, en Reino Unido, han descubierto que las personas con autismo suelen ser más creativos a la hora de resolver problemas, según los resultados de un trabajo publicado en la revista 'Journal of Autism and Developmental Disorders'.

En el trabajo se realizó una encuesta 'on-line' a un total de 312 personas para ver si tenían autismo o si podían presentar algunos síntomas propios de este trastorno. De todos ellos, 75 tenían la enfermedad clínicamente diagnosticada.

Para probar su creatividad, se les pidió que interpretaran diferentes dibujos en los que se podía ver más de una figura a la vez (por ejemplo un conejo o un pato, según se mire) o que en un minuto nombraran todos los usos posibles que le podían dar a objetos comunes como un ladrillo o un clip.

Entre los rasgos de autismo detectados en los voluntarios sin un diagnóstico formal estaba la capacidad de ver más de una imagen en figuras ambiguas.

Además, aunque tanto las personas diagnosticadas con trastorno del espectro del autismo como los que presentaban algún rasgo característico de esta patología fueron menos propensos a contestar a todas las preguntas, cuando lo hicieron solían dar respuestas más originales e inesperadas.

"Tal vez las personas con rasgos de autismo necesitan esforzarse más para responder a ejercicios mentales divergentes (no basados en asociaciones obvias)", ha reconocido Catherine Best, autora del estudio.

No obstante, ha añadido Temple Grandin, investigador de la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins (EE.UU) que no participó en el estudio, los resultados también muestra que en algunos casos el autismo leve puede ofrecer "algunas ventajas intelectuales".