“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Las madres de hijos con autismo pueden sufrir problemas de memoria

El autismo es un trastorno neurológico complejo que por lo general dura toda la vida. Actualmente se diagnostica con autismo a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada 42 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA pediátricos.

Es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas y básicamente, el autismo afecta a la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas.

Un artículo publicado hace unos meses en la revista científica, Memory acaba de determinar que las madres que tienen que ocuparse de niños con enfermedades crónicas pueden sufrir serios problemas de memoria. El estudio revela los hallazgos de un estudio llevado a cabo con mujeres de mediana edad y madres de niños con trastornos del espectro del autismo.

Este trabajo ha sido realizado por investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Valencia, en España. Según expertos y testimonios de madres de niños con autismo, cuidar de hijos con este tipo de trastorno no es fácil y aseguran que genera situaciones de mucho estrés.

El estudio respalda que el agobio continuado es malo para la salud, sobre todo para el hipocampo, una estructura del cerebro relevante en el adecuado funcionamiento de la memoria.

El trabajo comparó la capacidad de memoria de un grupo de madres de niños con trastornos del espectro del autismo denominadas ‘cuidadoras’ con la de un grupo de mujeres ‘control’ (no cuidadoras). Además valoró otros factores importantes como el afecto negativo y los niveles de testosterona, en relación con esa respuesta de estrés continuado.

Los análisis mostraron que el grupo de cuidadoras presentaba una mayor tendencia a confundir el material a recordar, lo que indicaría un peor funcionamiento de la memoria. Además, tenían un peor afecto y mayores niveles de testosterona. Cuantos más años cuidando, peor era el rendimiento de memoria y mayores sentimientos de ira tenían las cuidadoras.

Esta investigación, por lo tanto, refleja el fuerte impacto que sufre la salud de los cuidadores de enfermos crónicos y lo importante que es promover el cuidado del cuidador.

El dominio del estrés y un buen ejercicio mental pueden ser dos formas de compensar los efectos negativos del cuidado.