“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Las personas que se dedican a las ciencias tienden a tener más rasgos del autismo.

Estudio realizado por científicos de la Universidad de Cambridge afirma que las personas que se desempeñan dentro de algún campo de la ciencia tienden más a tener rasgos del autismo que las personas que realizan otros tipos de trabajo.

Las personas que trabajan en profesiones científicas son más propensas a tener rasgos del autismo que los que realizan trabajos técnicos, según un experimento reciente realizado en Inglaterra, en el que participaron más de medio millón de habitantes.

El experimento  fue realizado por científicos de la Universidad de Cambridge, quienes invitaron a las personas a completar un cuestionario en línea de 50 preguntas por persona. Más de 450,000 personas contestaron la encuesta.

El cuestionario se llama el cociente del espectro autista (AQ por sus siglas en inglés) y fue desarrollado por científicos de la Universidad de Cambridge y dirigido por el profesor Simon Baron-Cohen, para evaluar, de manera rápida y eficaz, dónde es probable que alguien entre dentro del espectro de los rasgos asociados con el autismo.

Los resultados, que se publicaron en la revista en línea PLoS ONE, no mostraron relación entre rasgos del autismo y la ubicación geográfica o la edad, pero sí mostraron asociaciones significativas entre el sexo y la ocupación.

El estudio también confirmó que los hombres tienden a ser más autista que las mujeres, con el hombre promedio teniendo una puntuación AQ de 21,6 frente a 19 de las mujeres.

Dentro de los participantes, aquellos que trabajaban en el campo de la ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM) anotó un promedio de 21.9 en comparación con 18.9 del resto de las personas con otros empleos.

El profesor Simon Baron-Cohen dijo:
Estudios previos han encontrado que el número de rasgos del autismo que una persona está influenciada por factores genéticos y los niveles de testosterona prenatal. Estos pueden arrojar luz sobre por qué nos encontramos con que la mayor población de hombres, en promedio, tienen un poco más de rasgos del autismo que las mujeres, y por qué los padres y abuelos de los niños con autismo están sobrerrepresentados dentro de los campos de STEM.

Nota: El cociente de espectro autista no es lo suficientemente preciso como para proporcionar un diagnóstico clínico completo y no debe ser considerado como tal.