“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

sábado, 25 de junio de 2016

El estrés durante el embarazo se vincula con autismo

Un estudio reciente indica que las madres de niños con trastorno del espectro del autismo portadoras de la variante de alelo corto del gen del transportador de serotonina tienen más probabilidades de haber sufrido estrés durante el embarazo.

El análisis de dos bases de datos distintas relacionó un polimorfismo específico en el gen del transportador de serotonina – el alelo corto de 5-HTTLPR – en las madres de niños con trastorno del espectro del autismo con una incidencia más alta de estrés durante el embarazo.

Los hallazgos, publicados en Autism Research, aportan pruebas de que la interacción entre el medio ambiente y un gen específico altera el riesgo de trastorno del espectro del autismo y subrayan la importancia de "conductas saludables" durante el embarazo, afirmó el Dr. David Q. Beversdorf, del William and Nancy Thompson Chair in Radiology, Departmento de Radiología, en la Universidad de Missouri, Columbia.

La investigación se encuentra en curso y los expertos no saben todavía cómo intervenir biológicamente para disminuir el riesgo de autismo. No obstante, las embarazadas con estrés considerable podrían precisar psicoterapia, explicó el Dr. Beversdorf.

"No estamos todavía en la fase de decir que es necesario realizar el genotipo a todas las embarazadas, pero la psicoterapia es una intervención segura. Es una primera medida razonable, conservadora, que no provoca ningún daño".

Los investigadores recopilaron información de familias de niños con trastorno del espectro del autismo. Todos los niños eran menores de 10 años; las familias proporcionaron material genético para análisis. Las bases de datos incluyeron datos de la Universidad de Missouri (59 familias) y de la Universidad de Queen, en Kingston, Ontario, Canadá (99 familias).

En la Universidad de Missouri, las madres contestaron cuestionarios sobre sus hijos con trastorno del espectro del autismo y el embarazo de ese hijo. Les preguntaron por la presencia y la intensidad subjetiva de eventos estresantes graves durante o en el mismo año del embarazo. Las participantes recibieron una lista de eventos estresantes más frecuentes para ayudarles a recordar estos episodios.

Las madres de la Universidad de Queen contestaron cuestionarios sobre todos sus hijos, tanto los hijos con trastorno del espectro del autismo como los hijos sin trastorno del espectro del autismo. Les preguntaron si habían sufrido eventos estresantes durante el embarazo de todos sus hijos y, en caso afirmativo, qué ocurrió, cuándo y cuánto tiempo duró el evento estresante durante el embarazo. No recibieron una lista de los eventos estresantes más frecuentes. También se registró la magnitud de cada evento estresante.

Los eventos estresantes analizados fueron de tipo psicosocial, como un divorcio, un cambio de residencia, la muerte del cónyuge o un problema grave de salud en un miembro de la familia.

La media de eventos estresantes comunicados fue de 2,03 en la base de datos de la Universidad de Missouri y de 0,45 en la base de datos de la Universidad de Queen. La diferencia, según el Dr. Beversdorf, puede estar provocada por la metodología. Se identificaron más eventos estresantes cuando se proporcionó una lista de los más frecuentes, como en el grupo de Missouri.
La cohorte de la Universidad de Missouri tenía una proporción más alta de participantes homocigóticas para el alelo corto (23,7%) que la cohorte de la Universidad de Queen (13,1%). No hubo diferencias significativas raciales/étnicas que pudieran explicar la diferencia de este porcentaje.

En un estudio previo del grupo del Dr. Beversdorf se observó que el estrés prenatal estaba asociado a un riesgo más alto de trastorno del espectro del autismo, especialmente durante el quinto y el sexto mes de embarazo. El estudio más reciente puso de manifiesto un aumento significativo del número de eventos estresantes durante este "periodo crítico" del embarazo en las portadoras del alelo corto del transportador de serotonina en la cohorte de la Universidad de Missouri (p = 0,43) y en la cohorte de la Universidad de Queen (p = 0,017).

La gravedad de los eventos estresantes durante este periodo presentó diferencias significativas entre los grupos de la muestra de la Universidad de Queen (p = 0,021) y solo una tendencia a la diferencia en la base de datos de la Universidad de Missouri (p = 0,073). En ambas bases de datos, los eventos estresantes durante el embarazo eran más graves en las portadoras del alelo corto.

Según el Dr. Beversdorf, esto indica que los hallazgos son "confiables" a pesar de las diferentes metodologías empleadas y que "en cualquier caso aquí hay algo interesante".

Los investigadores de la Universidad de Queen tenían también información sobre el embarazo de 109 hermanos con desarrollo normal. Las madres no notificaron exposición significativa al estrés durante estos embarazos con independencia del genotipo.

Para el Dr. Beversdorf  "este no es un epifenómeno extraño" que indique que las madres con este alelo estén mejor preparadas para recordar los eventos estresantes. "Miraron a los hijos sin trastorno del espectro del autismo y no recordaron nada, no hubo más eventos estresantes, ni una incidencia alta, ni especificidad temporal, por lo que esto significa que es algo específico del autismo, no del recuerdo del estrés".

De los 99 niños con trastorno del espectro del autismo del grupo de la Universidad de Queen, el 50,5% eran primogénitos. De los 109 hermanos con desarrollo normal, el 34,9% eran primogénitos. La tasa elevada de primogénitos en el grupo de trastorno del espectro del autismo puede estar relacionada simplemente con que las familias decidieron no tener más hijos después de tener su primer hijo con trastorno del espectro del autismo, afirmó el Dr. Beversdorf.

No había suficiente información disponible para afirmar si la gravedad de los eventos estresantes estaba relacionada con la gravedad del trastorno del espectro del autismo. "No teníamos datos de gravedad en el estudio para realizar un seguimiento", puntualizó el Dr. Beversdorf. "Nos gustaría obtener más información en estudios futuros, porque es un problema importante".

De manera interesante, un análisis post hoc, derivado de los datos del estudio original (J Autism Dev Dis. 2005;35:471-478) que investigó la influencia del estrés prenatal materno en el riesgo de trastorno del espectro del autismo (sin datos genéticos) mostró que una proporción más amplia de los niños con trastorno del espectro del autismo expuestos a estrés no fueron capaces de desarrollar el lenguaje comparados con los niños con trastorno del espectro del autismo sin exposición al estrés.

Los investigadores están empezando a interesarse por factores biológicos, como los efectos del sistema inmunitario y de la expresión de genes, como posibles biomarcadores en las madres, explicó el Dr. Beversdorf.

"Si se demuestra que existe alguna diferencia fenotípica en estos niños afectados como consecuencia de esta causa probable, esto puede influir en el tratamiento, pero por ahora no podemos hacer nada".

Medscape pidió al Dr. Eric Hollander, director del programa Autism and Obssesive Compulsive Spectrum y profesor clínico de psiquiatría y ciencias conductuales del Albert Einstein College of Medicine y del Montefiore Medical Center de Nueva York, que comentara el estudio.

El Dr. Hollander dijo que una ventaja de este estudio es que tenía una muestra de repetición independiente.

"El estudio incluyó la recolección de dos muestras diferentes en dos lugares distintos y se obtuvieron hallazgos parecidos en ambos lugares, por lo que en cierto sentido es una repetición interna que refuerza la confiabilidad de los hallazgos".

El estudio es "interesante", pero el tamaño de la muestra "no es enorme", dijo el Dr. Hollander.

"Aunque es bueno que lo repitieran en dos lugares diferentes, también habría sido adecuado que lo repitieran en muestras más numerosas".

Le pareció interesante que los autores se centraran en la cronología de los eventos estresantes durante el embarazo porque estos eventos estresantes durante el quinto y el sexto mes de embarazo pueden tener una influencia notable en el desarrollo de los circuitos cerebrales y de las conexiones sinápticas, explicó el Dr. Hollander.

El estrés materno puede aumentar el riesgo de que los hijos tengan diversos trastornos, no solo trastorno del espectro del autismo, según el Dr. Hollander.

También es posible que otros factores, además del estrés materno, aumenten el riesgo de trastorno del espectro del autismo. El Dr. Hollander puntualizó que hay investigaciones que están estudiando el papel de la inflamación materna.

Añadió que existen pruebas de que la exposición al virus de la gripe durante el embarazo aumenta el riesgo de que el hijo tenga un trastorno del espectro del autismo. "De hecho, algunos modelos animales muestran que la exposición de las madres a las proteínas en la cápsula del virus – de manera que no adquieren la infección sino que solo se activa una respuesta inflamatoria – aumenta el riesgo en la descendencia".

Este estudio recibió fondos de Mizzou Advantage Initiative, de la Universidad de University of Missouri College of Medicine Mission Enhancement Fund, y de la Ongwanada Fund