“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

lunes, 30 de enero de 2017

Principales instrumentos de evaluación y diagnóstico del Trastorno delEspectro del Autismo.



La evaluación psicológica infantil ha consistido tradicionalmente en aplicar baterías de pruebas diseñadas para evaluar el funcionamiento en diversas áreas. En el caso del autismo, del que todavía no hay marcadores físicos o biológicos, la evaluación y el diagnostico dependen de que se pueda determinar la presencia de las características conductuales asociadas a este trastorno.

El psiquiatra infantil norteamericano Bertram Ruttenberg, en 1966, diseñó el Behaviour Rating Instrument for Autistic and Atypical Children o BRIAAC (Instrumento para la valoración de la conducta de niños autistas y atípicos). El BRIAAC consistía en una escala evolutiva que permitía describir las conductas actuales que realizaba el niño durante la evaluación clínica.

David Krug -padre de un niño con autismo- y sus colaboradores de la Universidad Estatal de Porland Oregon, en 1980, elaboraron el Autism Behavior Checklist o ABC (Listado de Conductas Autistas), que se publicó como parte de un instrumento de evaluación más amplio, el Autism Screening Instrument for Educational Planning (ASIEP) (literalmente: Instrumento de Cribado de Autismo para la Planificación Educativa). Aunque en primera instancia se concibió para identificar a niños en edad escolar con autismo y discapacidad grave el ABC se ha utilizado también con niños de 3 años de edad.

Eric Schopler y Robert Reichler -su colaborador del TEACCH en Chapel Hill-, en 1980, publicaron la Childhood Autism Rating Scale o CARS (Escala de Evaluación del Autismo Infantil) para ser un instrumento de observación directa utilizado por profesionales entrenados.

Ann Le Couteur, Michael Rutter y Cary Lord, en 1989, desarrollaron dos instrumentos diagnósticos, la Autism Diagnostic Interview o ADI (Entrevista Diagnóstica del Autismo) y la Autism Diagnostic Observation Schedule o ADOS (Escala de Observación Diagnóstica del Autismo), que valoran cuantitativamente por separado los tres ámbitos que definen los trastornos del espectro del autismo y son fiables para diagnosticar a los 18 meses.

Simon Baron-Cohen y su equipo de Cambridge, en 2000, diseñaron el Checklist for Autism in Toddlers o CHAT (Listado de verificación para el autismo en niños pequeños), con el objetivo de indicar la necesidad de pedir un diagnostico de autismo en niños de tan solo 18 meses de edad. Existen la versión CHAT-R y CHAR-Q.

Swinkels y colaboradores, en 2006, desarrollaron el Early Screening of Autistic Traits Questionnaire o ESAT (cuestionario para el cribado de rasgos autistas tempranos), compuesto por 14 ítems. Valora el riesgo alto de desarrollar trastornos del espectro del autismo, para sugerir una evaluación psicológica más sistemática.

Para leer más:
Feinstein, A (2016 Nov). Historia del Autismo. Autismo Avila. ISBN 9788494032271.