“La calidad de vida de una persona con autismo depende del conocimiento que la sociedad tenga de esta”. Theo Peeters.

lunes, 27 de marzo de 2017

Modelos de intervención para niños con autismo


Se realiza una revisión de dos modelos de intervención para niños con autismo, Early Start Denver Model y SCERT.

El  modelo  Denver  presenta  objetivos  cronológicos  basándose  en  un  diagnóstico  precoz  y  en  una intervención  temprana  para  conseguir  mayores  resultados  gracias  a  la  plasticidad  del  cerebro  infantil.  De  ahí  que  su  diseño  se  focalice  en  trabajar con  bebés  en  los  que  se  aprecie  falta  de  atención conjunta  en  los  primeros  meses  de  vida.  Lo  que  queda  claro es  que  la  implicación  de  la  familia  y  la  priorización de  objetivos  relacionados  con  la  comunicación,  el desarrollo  social  y  el  juego  constituyen  la  base  para la obtención de mejores resultados.

El  SCERTS  se  centra  en  un  modelo  multidisciplinar  basado  en  la  intervención  en  contexto  real. Al  igual  que  el  modelo  Denver,  también  se  basa  en priorizar  objetivos  relacionados  en  atención  conjunta,  regulación  emocional  y  apoyos  interpersonales  y  de  aprendizaje,  teniendo  en  cuenta  la  opinión de  la  familia  al  respecto.  El  modelo  Denver  se  basa  en  la  edad  cronológica,  que  determina  el  nivel  que  debería  de  tener  el  niño.  Dependiendo  de  la  edad,  se  trabajan  unos  objetivos  u  otros.  Es decir,  a  partir  de  los  meses  de  edad,  se  determina  el nivel  y  se  empiezan  a  evaluar  los  hitos  correspondientes  a  dicho  nivel  y  a  programar  los  objetivos de  trabajo  específico.  Por  el  contrario,  el  modelo SCERTS  determina  el  nivel  de  comunicación  social del  individuo  para  programar  los  objetivos  en  las tres  áreas.  Tal  y  como  indica  la  misma  área  y  las  tres etapas  que  los  objetivos  determinan,  se  planifica  a partir  de  la  comunicación  que  el  niño  presenta  con sus  iguales,  no  con  los  adultos,  ya  que  su  mayor  dificultad  reside  en  comunicarse  y  relacionarse  con sus  iguales.  Numerosos  autores  destacan  la  importancia  del  nivel  de  comunicación  y  de  lenguaje de  la  persona  para  determinar  los  avances  que  ésta podrá realizar en muchas otras áreas.

En  líneas  generales,  el  SCERTS  propone  un  modelo  de  trabajo  multidisciplinar  en  entornos  naturales  para  conseguir  así  una  intervención  real  y  poder  alcanzar  una  inclusión  plena  de  la  persona  con la que se trabaja en todos los entornos.

Cabe  considerar  la  importancia  de  entender  cada  situación  y  cada  conducta  que  pueden  llevar  a cabo  las  personas  con  TEA,  intentando  empatizar al  máximo con éstas. Para ello,  se  requiere  un  riguroso  conocimiento  científico  de  sus  sensaciones  y  conductas  desarrolladas,  distintas  en  cada  individuo, pero que se repiten en muchas ocasiones.

Por  otro  lado,  el  modelo  Denver  se  centra  más en  el  entrenamiento  individual  con  la  persona  con TEA  y  las  familias,  para  facilitarle  la  capacidad  de imitar  y  de  potenciar  todas  aquellas  áreas  en  las  que se  encuentra  por  debajo  del  umbral  establecido  en el  currículo  y  que  debería  cumplir  para  su  edad  cronológica.

Para leer más:

Forment-Dasca C (2017) Modelo de intervención en los trastornos del espectro autisma: Denver y SCERTS.Rev Neurol; 64 (Supl 1): s33-s-37.